El tiempo todo calma, la tempestad y la calma.

En ocasiones nos damos cuenta del cambio interno que sin querer ignoramos. Los días y noches han pasado acurrucando algunas lágrimas y seguramente más de un pensamiento. Los colores aunque los tengo nuevamente son indudablemente un poco opacos, quizás esa "inocencia" que nos caracteriza al inicio de un sentimiento relativamente nuevo, ahora va acompañado por sensaciones de temor y de cierta experiencia en donde la única protagonista ha sido Sra. Depresión; es decir, ya vamos PRE dispuestos, con armadura inoxidable y esas palabras de consuelo/fortaleza que en cualquier momento puedan quizás ayudarte en momento de caos.

Lo desconocido ya no lo es, esa sensación incógnita ante "eso" que estás sintiendo se te hace más familiar y en vez de dejarnos llevar y/o sorprender por las múltiples sensaciones internas y externas terminamos razonando mucho más de la cuenta. Llegas a ese punto en que un día despiertas con todos esos pensamientos en el que el corazón no es quien domina sino la razón en dúo con el temor de revivir días peores a los ya pasados, día que eres como un bombillo a puntico de quemarse.

La tormenta aparentemente cesó, el clima se ha tranquilizado de cierta manera pero aunque hace sol brillante aun llovizna lo suficiente como para resbalarse, las nubes están entre azules y grises pero el viento se ha calmado haciendo que la brisa ya no queme tanto. (Sí sé que parece un pronóstico meteorológico pero no es así hahaha).

No espero nada, sólo me dejo guiar por la corriente del río, mi gran técnica de supervivencia desde hace 21 años. Pero lo admito no todo tiene contraste oscuro y zombrío, ciertamente las ilusiones me invaden y me regalan alguna tranquilidad en casi todos los sentidos, así como exceso de ansiedad de que todo esté bien.

Aunque sé que nada vuelve a ser igual, sino se mejora o empeora pero jamás similar (tal vez por eso muchos se niegan a otras oportunidades) tengo muchas ganas de que todo esto mejore y sea 1000 % más enérgico y mágico que la vez anterior, sé además que la mágia es infabricable pero ahí tengo la esperanza madurandose.

-Miedos?, por supuesto e indudablemente.... Qué más puedo perder?, supongo que nada más que toneladas de esperanzas y litros de nuevas lágrimas; pero intento no ser tan pesimista y más bien neutralizo mi pensamiento para tratar de dar pasos firmes ante un suelo un poco lodoso, espero no nos caigamos nuevamente.
. . .

"Hay un trozo de luz en esta oscuridad para prestarme calma"

1 comentario:

Ana dijo...

Justamente vos diste en la tecla: hay que dejarse llevar por la corriente de lo que se siente. Tan mal no puede salir...